Como se cambia la bomba de agua de la mejor manera

Para mantener una temperatura óptima de funcionamiento en tu coche, debes tener en cuenta que la bomba de agua juega un papel crucial. Si estás buscando un taller para hacer el cambio, la mejor opción que encontrarás es pulsando aquí, porque allí encontrarás talleres garantizados con unos excelentes servicios.

Sin embargo, debes tener en cuenta que, este es un cambio que también puedes hacer por tu cuenta y con el cual te ahorrarás mucho dinero. Para ello te he preparado este post, para que puedas saber cuál será tu mejor opción a la hora de cambiarla.

Consejos para el cambio de la bomba de agua

El cambio de la bomba de agua es una reparación fundamental en un coche, y puedes llevarlo a un taller para hacerla. En este el coste de la reparación dependerá en gran medida de la mano de obra que se deba usar para la reparación del coche, y puede llegar incluso hasta los 1000 euros.

Por otra parte, si decides hacer la reparación por tu cuenta, podrás encontrar una bomba de agua de segunda mano en un desguace. Esto tendrá un coste entre los 60 y los 160 euros, dependiendo de tu coche, y para montarla debes seguir este procedimiento:

Baja la bomba vieja

Lo primero es asegurarse de que el coche esté completamente frío, y que lo tengas elevado para facilitar el drenaje del líquido refrigerante. A continuación, debes comenzar a drenar el líquido del sistema de refrigeración hasta que termines por sacarlo por completo.

En este punto, será el momento de desconectar las mangueras que están conectadas a la bomba de agua, y de quitar los tornillos de fijación de la misma. Retira la bomba de agua del motor, y procede a limpiar muy bien la zona antes de comenzar con los siguientes pasos.

Coloca la bomba de repuesto

Es el momento de colocar la bomba de agua de repuesto en su lugar, no sin antes compararla con la que acabaste de quitar. Fíjala con los tornillos de fijación, y conecta todas las mangueras asegurándote de que todo quede muy bien apretado para evitar fugas.

En este momento, debes llenar el sistema con líquido refrigerante, y proceder a hacer un purgado del sistema encendiendo el coche y dejándolo calentar. Rellena el faltante de líquido refrigerante que pueda haber, y procede a dejar el coche en reposo por lo menos durante 4 horas antes de volverlo a utilizar.