3 Consejos para llegar a fin de mes

No es secreto de pocos, que el dinero no alcanza para llegar a fin de mes y como se ha dicho, la necesidad agudiza el ingenio. Y aunque muchos preferirían agudizar dicho ingenio mediante la abundancia, mientras esos tiempos lleguen, tenemos unos consejos para estos momentos.

1 – Considerar los detalles. Mucha gente no se preocupa por apagar la luz de la cocina por ejemplo, pues aseguran que por dejar una sola luz prendida no van a gastar mucho más.

Además, defienden esa postura con el hecho, de que de ese modo, tienen una luz en la casa pues sino estarían en penumbras. Asimismo, ponen la excusa de que es el lugar más frecuentado por los integrantes de la familia y evitar así que se prenda o apague continuamente. Lo cierto en todo esto, es que algunos tipos de bombillas efectivamente gastan mucho cada vez que se prenden, pero podemos buscar en ese caso las bombillas adecuadas.

Aquí el problema no es tanto la luz de la cocina sino la mentalidad que hay que modificar. Ahorrar en los detalles. Desde las sobras de una cena que bien se pueden guardar en el frigorífico o en el congelador , de modo tal, que la suma de los restos de la semana se puedan destinar para el domingo, y aprovechar así, para tomarse un día de descanso en la cocina.

Del mismo modo, las bolsas de las compras pueden ser de ayuda a la hora de ahorrar, pues podemos usarlas para las necesidades del perro o como bolsas para la basura . El tema radica en prestar atención a los detalles, que con el tiempo se asimilan, pasando a ser parte de nuestro comportamiento cotidiano.

2 Conocer nuestros gastos. Aunque parezca increíble, muchos no saben con exactitud en qué se les va el dinero, sólo se escuchan de ellos la frase: “No sé en qué se me fue”…. pero se fue. Cuando conocemos nuestros gastos, tomamos conciencia de lo que realmente es importante y de cuáles son los gastos superfluos. Lo ideal son las listas. Anotarnos entonces antes de que comience el mes, los gastos que no podemos postergar o suprimir.

Luego hacemos una lista con los servicios o gustos que queremos pero que realmente no son necesarios y así verán, cuánto les sobra realmente para gastar en el día a día. De hecho, podemos hilar un poco más y ese resto que nos queda, lo podemos dividir en los días del mes, y ese es el total que gastaríamos diariamente. En caso que sobre, podríamos decir que estamos ahorrando.

3 . Trabajo en equipo. No somos los únicos que estamos en época de crisis. Muchas son las familias que a pesar de no hablar de ello, están viviendo la misma situación. Debemos aprovechar entonces para trabajar en equipos. Por ejemplo, en el caso de quienes tengan niños en época escolar, se puede organizar con otros padres para llevar a los niños a la escuela una o dos veces a la semana, rotando entre cada uno de los padres. Asimismo, podemos buscar intercambiar los libros que ya no usamos, por los que necesitamos.

De este modo, nos daremos cuenta que son muchas las maneras que tenemos para ahorrar en los pequeños detalles que juntos suman mucho.