La inmunidad: la defensa de los seres vivos

Los seres vivos están diseñados para enfrentarse al medio ambiente donde se desarrolla, a medida que se va pasando el tiempo, el organismo va creando anticuerpos para enfrentar los elementos del mundo exterior. Esto lleva a tener un grado de inmunidad a ciertos agentes  del medio ambiente. La inmunidad en un sentido biológico es un conjunto de mecanismos que desarrollan los seres vivos para defenderse de las agresiones del medio ambiente, cuando se habla de inmunidad, no podemos referirnos a todos los eventos que puede sufrir los individuos, pero si a la gran mayoría.

Para enfrentar esos ataques el organismo cuenta con los anticuerpos, estos pueden ser creados por los mismos individuos o se realizan  mediantes tratamientos de laboratorio para luego ser colocados a los individuos y reactivar los agentes inmunes ante cualquier patógeno instaurado en el individuo. Los biólogos e investigadores siguen trabajando en la elaboración de las sustancias necesarias para la activación de los anticuerpos que ayuden a mejorar organismo con ciertas patologías infecciosas.

Las revistas especializadas en el tema plantean y explican de una forma detallada la cantidad de anticuerpos que existen, además de las investigaciones donde se trabaja para desarrollar las curas a tantos virus existentes que atacan a los  seres vivos, en algunos casos los virus mutan y su tratamiento debe ser individualizado, esto es debido a que no responde a los tratamientos generales para ellos.

Es necesario entender que los anticuerpos son proteínas cuya función consiste en detectar elementos extraños que entran al organismo. Por lo general ellos detectan las partes concretas donde se encuentran esos elementos, llamados antígenos. Al unirse a ellos, se produce una serie de reacciones que llevan a bloquear y destruir al patógeno. La inmunidad de un individuo depende de los tratamientos  y el medio ambiente donde se desarrolla.